sábado, 17 de mayo de 2008

LEANDRO N. ALEM / BIOGRAFIA / ART. RELACIONADO

Leandro N. Alem

LEANDRO N. ALEM

Biografía escrita por el Dr. Eduardo Zimmermann

El gran republico Leandro Alem, nace el 11 de marzo de 1842 son sus padres Leandro Antonio Alén y Tomasa Ponce Gigena. Su hogar está instalado en la calle Federación –actual Rivadavia, esquina Matheu, de la Ciudad de Buenos Aires, allí su padre es propietario de una pulpería, donde trascurrirá su infancia. Su progenitor es miembro de la terrible mazorca, la policía del dictador Rosas, era hombre del sanguinario Ciriaco Cuitiño, caído el tirano Rosas, es fusilado el 29 de diciembre de 1853 y luego colgado en la plaza Independencia, junto con Ciriaco Cuitiño entre los que observaron la espantosa escena estaba Leandro de solo once años de edad, este hecho lo marcaría de por vida, siempre se lo conocería como "el hijo del ahorcado".
Otro hecho familiar también al decir de Félix Luna, lo marcaría ante la sociedad, su hermana Luisa se unió en concubinato con un sacerdote español, con el que tuvo dos hijos y luego la abandonó marchándose a España. Cuando era su cuñado, el sacerdote le enseño a leer y escribir al joven Leandro. La hermana tuvo que volver a vivir con sus hijos en el hogar materno junto a su familia, entre ellos Leandro, ese hecho hizo que se lo estigmatizara también como "el hermano de la sacrílega" término con el cual legalmente se definían las relaciones sexuales con sacerdotes, los hijos de esas uniones eran hijos sacrílegos despreciados por la comunidad. (Esta división en hijos sacrílegos, adulterinos, incestuosos y mánceres, fue suprimida muchos años después durante el gobierno de Juan D Perón, dividiendo los hijos en naturales y legítimos, esta última división fue eliminada muchos años después en el gobierno de Raúl Alfonsín), pero en la época en que vivió Leandro Alem (en ese entonces todavía era Alén), ser hijo de un mazorquero ahorcado y hermano de una sacrílega, eran máculas muy difíciles de llevar.
Alem fue soldado federal en Cepeda y combate en Pavón, del lado porteño contra la Confederación y voluntario en la guerra contra el Paraguay, combate con el grado de capitán y es herido en la batalla de Curupaytí.
Ingresa a la Universidad a lo 16 años, era un joven bohemio con vocación de poeta.
En 1869 es secretario de la legación argentina en Río de Janeiro en ese entonces capital del Brasil. Fue también vicecónsul en Asunción en la República del Paraguay.
Ya en Buenos Aires, actúa políticamente en el partido Autonomista que conduce Adolfo Alsina, conocido como el de los "crudos". Allí también actuará su sobrino Hipólito Yrigoyen.
En 1871 se enferma durante la epidemia de fiebre amarilla, pero logra sobrevivir a la terrible enfermedad que estalla en Buenos Aires.
Ya siendo abogado es electo diputado provincial en la Legislatura de Buenos Aires en 1872 y Diputado nacional por Buenos Aires en 1874 allí defiende los derechos de los hijos naturales, impulsa la inmigración y la construcción de telégrafos, interviene en muchos debates participa también en una comisión investigadora del rector del Colegio Nacional Buenos Aires, propone suprimir la subvención del culto católico. Se opuso al nombramiento como jefe de policía de una persona de apellido Rocha, esa oposición derivó en un duelo con el designado que se concretó en la República del Uruguay, sería uno de los muchos duelos que libraría en su agitada vida debido a sus inclaudicables ideales.
Alem fue un idealista puro en el mas estrito de los sentidos, luchaba por alcanzar sus objetivos regido por la ética mas estricta. La política era para el la mas sublime actividad, la misma se desvirtuaba fundamentalmente por el seguidismo a un líder que pudiera dar beneficios personales a sus incondicionales, o el oficialismo corruptor con su posibilidad de obtener cargos o prebendas de diferentes tipos, sostenía que:" nuestra política ha encontrado siempre dos escollos donde han naufragado nuestras instituciones: el personalismo y el oficialismo".
Algunas de sus expresiones lo describen por entero, firmaba su cartas con la frase "en contínua lucha os saludo", sostenía que el partido es preferible "que se rompa y no se doble" frase que se encuentra en la marcha radical y que debe definir todo el accionar de la UCR, si quiere ser su digna heredera y el "adelante los que quedan ", que determina la lucha permanente por los ideales marcó su vida y la de su gran creación: la Unión Cívica Radical.
Siempre en contra de los acuerdos cuando en 1877 se concreta el acuerdo entre Mitre y Alsina, funda en disidencia el partido Republicano Se presenta en las elecciones de gobernador, con la fórmula Aristóbulo del Valle-Leandro Alem, donde resulta perdidoso, triunfa la fórmula Carlos Tejedor-Félix Frías.
Es electo Diputado provincial en la Legislatura de Buenos Aires en 1879, allí en el año 1880, se produce el histórico debate sobre la capitalización de la ciudad de Buenos Aires, Leandro Alem se opone a la capitalización, con una visión política excepcional que el futuro de la República confirma en los hechos, sostiene que:" un centro atrae a todos los elementos y vitalidad del país a ese solo punto; sucede que si ese punto vacila, toda la nación se conmueve: no tiene fuerzas y defensas convenientemente distribuidas. Está todo allí y allí se da el golpe a la nacionalidad", el debate dura varios días y lo pierde, entonces renuncia y se aleja de la política.
Funda en 1889 la Unión Cívica de la Juventud, germen de la futura Unión Cívica Radical. Un año después es designado Presidente de la Unión Cívica. El país está gobernado por Juárez Celman un presidente que aplica absolutamente la política liberal, así vende los ferrocarriles nacionales y concesiona las obras de salubridad por 45 años a una empresa extranjera, sostenía el entreguista presidente Juárez Celman que: "un monopolio en manos de industriales es menos peligroso para el público que en poder del estado", el capital foráneo domina el comercio de exportación e importación, vende a bajos precios grandes extensiones de tierra, la situación de entrega es absoluta e intolerable para todo patriota y Alem entonces se enfrenta al régimen oligárquico conservador con todas sus fuerzas y capacidad organizando como líder indiscutido el heroico levantamiento que pasa a la historia como "La Revolución del Parque".
Su lucha siempre será por "la causa de los desposeídos".- La revolución es derrotada y como relata Luis V Sommi, Alem fue de los últimos que abandonó el Parque de Artillería, jugándose la vida con la valentía que lo caracterizó toda su vida.
A su instancia la Unión Cívica se divide en 1891 entre Unión Cívica Nacional (Mitrista acuerdista - pragmática) y la Unión Cívica Radical (Alemnista intransigente- idealista), esa división entre el pragmatismo amoral y el idealismo señalaría la diferencia ética que sería la marca distintiva de su partido la U.C.R. Posteriormente Alem es electo senador nacional por la Capital Federal, donde actúa hasta su expulsión en 1893; es detenido y estando preso un año después el pueblo de la Capital Federal lo consagra senador nacional por ese distrito, el 4 de febrero de 1894, el 6 de marzo es liberado, una multitud lo recibe a su regreso a Buenos Aires, pero Alem no es el mismo, como explica Luna, "se lo nota cansado y una permanente mueca triste se percibe en su rostro, tiene un poco mas de 50 años pero parece un anciano, está algo encorvado y tiene el pelo y la barba totalmente blancos".
Su sobrino Hipólito Irigoyen, hombre de fuerte personalidad, se distancia de su tío y abandona la casa de la calle Cuyo. Esta situación afecta a Leandro Alem
El fallecimiento de su amigo Aristóbulo del Valle el 29 de enero de 1896, aumenta enormemente la depresión que desde hacía mucho tiempo lo acompañaba, esa tristeza se nota en el sentido discurso que pronuncia despidiendo sus restos.
El 1° de julio de 1896 se suicida, a los 54 años de edad. Todo el país lo llora, cuando retiran el féretro de su casa, Hipólito Yrigoyen y Roque Sáenz Peña llevan la cabecera, una nueva etapa comienza en la República, sus enseñanzas éticas, su idealismo incorruptible, su combate contra la oligarquía, fue de una ejemplaridad tal que es un modelo permanente para el pueblo al que dedicó su vida entera.